miércoles, 13 de mayo de 2009

Radio Atómico

Los valores de radio atómico no están exactamente definidos, sus valores dependen de los métodos experimentales o métodos de cálculo empleados
Sin embargo, es un concepto cualitativo muy usado para dar una medición de la cercanía o aproximación de los átomos en una situación de enlace o no enlace.
Tres radios se miden experimentalmente: radio de Van der Walls, el cual mide el radio efectivo de un átomo en una situación de no enlace, es decir si dos átomos en una molécula no están enlazados, en el sentido tradicional, están próximos a la suma de los radios de Van der Walls. El segundo radio atómico que se mide es el radio covalente que se considera el más pequeño de todos porque hay una penetración importante de las nubes electrónicas de los átomos para formar así su enlace.
Ver la tabla donde se dan los valores experimentales de los diferentes radios determinados por rayos X, dispersión de neutrones y microscopia electrónica, el otro valor ha sido calculado teóricamente a partir de la teoría del campo autoconsistente.
La tabla revela serias discrepancias entre una escala y otra; esto se debe principalmente a que el radio de un átomo depende de su ambiente químico, es decir, si está neutro, cargado positiva o negativamente, o si está enlazado o no y aún más es estado físico en que se hace la medición. Ver tambien las gráficas que explica su variación en la tabla periódica.
Se observa que el radio atómico disminuye en un período de izquierda a derecha y en un grupo aumenta de arriba hacia abajo. Esto lo podemos explicar si recordamos la ecuación de Bohr para el radio atómico:
Radio =n2h2/4pi2m2Z

a).- En un período el número cuántico “n” permanece constante y el radio atómico depende únicamente de la carga nuclear efectiva y en este caso son inversamente proporcionales.
b).- En un grupo varía la carga nuclear efectiva, pero también lo hace el número cuántico “n” pero de forma exponencial, de esto podemos decir que el radio atómico varia de forma directamente proporcional al número cuántico “n” e inversamente a la carga nuclear efectiva.